Alumnas de Psicología de la Universidad Católica Raúl Silva Henríquez, nos escribieron un lindo Cuento!

Alumnas de Psicología de la Universidad Católica Raúl Silva Henríquez, nos escribieron un lindo Cuento!

El reino de Amor y Esperanza

…Albahaca y yerba buena; el cuento ya va a empezar, retamo, cedrón y menta, mis niños lo van a escuchar…

En pleno año 1994, en Chile existían diversos reinos que buscaban su prosperidad intentando alcanzar grandes riquezas, por lo que mostraban desinterés por el resto de las cosas como malvados hechiceros, monstruos, bestias y distintos males que atacaban a los reinos. Sin embargo, lejos en un reino llamado Yungay buscaban dar solución a estos tormentos que amenazaban los reinos.

En el castillo San Juan de Dios, las cosas eran diferentes en todo sentido, los príncipes y princesas vestían humildes batas de color blanco que daban una sensación de paz y tranquilidad, específicamente a los niños y niñas porque de todos los males que existían, este reino quería ocuparse de aquellos niños que habían sido hechizados por un malvado mago.

El hechizo hacía que algunos niños no tuvieran cabello, los obligaba a tapar su boca con una seda blanca e incluso otros niños pasaban día y noche en sus camas sin poder salir a jugar, por lo tanto los príncipes creaban divertidos juegos y poderosas pócimas que revertían sus efectos. Al contrario de los lujosos collares de otras noblezas, estos príncipes usaban extraños collares, nada llamativos, pero que ayudaban a tratar con el hechizo permitiendo escuchar la alegría del corazón, que era constantemente disminuida por los poderes del mago.

Eran tantos los niños hechizados, 2600 para ser exactos, que el castillo se hizo muy muy pequeño. Es por esto que el pueblo al darse cuenta que el castillo se hacía cada vez más pequeño, decidieron crear una casita ubicada a cuadras del castillo, para poder ayudar a los príncipes y princesas que estaban tan preocupados por no poder atenderlos a todos como ellos se merecían.

Esta casita fue nombrada Amor y Esperanza ya que, recibía tanto amor de las personas que ahí trabajaban, que todas sus paredes estaban recubiertas del más humilde  amor y cada uno de los peldaños de las escaleras tenía imanes de esperanza que llevaban a los niños a reunirse con los nobles de bata blanca, los cuales venían de otros reinos a ayudar a los niños, y al igual que los príncipes y princesas aliviaban el dolor físico y espiritual que sentían los niños hechizados y sus familias.

Los niños día a día combatían el hechizo con pastillas de colores e inyecciones quedando adoloridos y sin energías. Es por esto que los nobles se preocuparon de crear un espacio cálido y reconfortante, rodeado de colores y magia que les entregaran felicidad, amor y esperanza; para que siguieran luchando contra la maligna magia.

Un día llegó un hada que cuando iba volando escucho de la casita así que voló y voló hasta que llegó con una gran sorpresa, esta traía consigo una caja mágica con una pantalla de

cristal a la cual llamó RETCAM, y con la que podrán encontrar en qué lugar del cuerpo de los niños estaba la magia del maligno mago.

Con el pasar de los años el Reino Yungay formó una alianza con el Castillo Universidad Católica, para poder tener más apoyo y así expandir su conocimiento y procedimientos para combatir el hechizo del maligno mago.

Para celebrar la lucha contra el hechizo y aumentar la magia hecha de amor, felicidad y esperanza, cada cierto tiempo los nobles de bata blanca y los aldeanos preparan brillantes fiestas con actividades, juegos e incluso viajes a reinos vecinos para los niños que tan arduamente han batallado contra sus hechizos.

Si se preguntan qué fue del castillo y la casita, sepan ustedes que hoy en día los aldeanos cada cierto tiempo salen a recorrer diversos reinos para recaudar todo el oro que les sea posible y de esta manera puedan  invertir 40.000.000 en piezas de oro al año para que la casita no pierda la magia, y así puedan seguir combatiendo contra el hechizo del malvado mago y los niños sean libres y felices por siempre junto a sus familias.

…Y este cuento se acabó y el viento se lo llevó y cuando lo vuelva a encontrar, te lo volveré a contar…

medicosfotopoesia

 Muchas Gracias a las estudiantes de Psicología de  la Universidad Católica Raúl Silva Henríquez;
Camila Aránguiz,Camila Coña,Tamara Morales,Karla Núñez,Valentina Palma , quienes están realizando un trabajo social en nuestra corporación.

 

isotipo_color

  • ESTAMOS UBICADOS

    Pasaje Adriana Cousiño #344 Santiago. Teléfonos: 25741552– 25741553 - 25741555, Fono/Fax: 26810106
  • Video Corporación Amor y Esperanza